LUG / NOTICIAS

CD Lugo 1-2 Real Madrid Castilla

Derrota en Viveiro

Volver

03/08/2022 21:54

El CD Lugo llegaba al séptimo encuentro amistoso de pretemporada para medir sus fuerzas ante el Real Madrid Castilla. El conjunto de Hernán encaraba el penúltimo desafío de preparación con un bloque reconocible y en busca del triunfo. El preparador asturiano arrancaba el duelo con Sequeira en portería; Castro, Lozano, Jesús y Calavera en defensa; Xavi Torres, Señé y Carbó en línea medular; con Sebas, Idrissa y Barreiro en ataque. El choque arrancaba intenso, con ambos equipos buscando los espacios en campo rival, y con los hoy locales tratando de imponer su posicionamiento y experiencia sobre el verde. Enfrente, un equipo de enorme potencial que pronto iba a adelantarse en el marcador, merced al tanto de Álvaro, que ponía en cabeza a los blancos con una maniobra de calidad. Golpe para los de Hernán que buscaban a continuación la igualada, a través de acciones de peligro como el disparo de Sebas Moyano, que atajaba el meta con seguridad, o un buen centro de Calavera que Señé enviaba alto.

La primera mitad se desarrollaba ajustada, con el CD Lugo atacando ambos costados con intensidad, aunque sin fortuna en últimos metros. Por el contrario, el Castilla continuaba llegando con precisión, y tras un remate de Jesús que no lograba cristalizar en tanto, los de Raúl aplicaban el segundo impacto de la tarde con gol de Arribas a pase de Peter. Nuevo revés para el equipo, pero los amurallados que no perdían la cara al duelo, y al borde del descanso lograban el primero para su casillero, obra de Señé tras gran centro de Calavera. Con la aproximación lograda en el marcador, los lucenses enfilaban vestuarios con sensaciones mejoradas.

La segunda parte continuaba intensa, y con el CD Lugo peleando con ahínco por la igualada. Idrissa testaba al meta rival de gran disparo, y a continuación era Barreiro quién obligaba al guardián blanco a realizar una nueva gran parada para evitar la igualada. La intensidad de los lucenses continuaba rallando a un altísimo nivel, y chocando con la exuberancia física de un rival que seguía ejecutando con la misma exigencia y precisión, pese al discurrir del choque. Las entradas de Ramos, Cuéllar y Loureiro dotaban de oxígeno a los amurallados, permitiendo un paso adelante en busca de la ansiada igualada.

El tramo final traería ocasiones para ambos bandos, con tentativas ciertas, comandadas en la parte local por un muy inspirado e incisivo Baena, pesadilla constante para su par por banda izquierda, desde dónde lograba servir sendos envíos precisos que no cristalizaron en tanto por muy poco. Con los últimos suspiros de choque llegaba la carga final del CD Lugo, que si bien dejó todo sobre el verde para tratar de conseguir un empate, tuvo que disputar el último cuarto de partido en inferioridad numérica por la lesión de Clavería. Esfuerzo ímprobo que, sin embargo, y pese a todo lo hecho, no tornaba en igualada al término de los noventa minutos.