Primer equipo

CD Lugo 2-0 CD Mirandés

Victoria y pase a la siguiente ronda de Copa

Dep. Comunicación CD Lugo

El CD Lugo regresaba a la competición del KO, y lo hacía frente a su público en un Anxo Carro preparado para la ocasión. Munitis disponía un once con numerosos cambios para la ocasión, formando con Lucas en portería; Johaneko, Castrín, Gorka y Alberto en zaga; Aguza y Sabit en medular; con Antoñín, Aranda, Narro y Antonetti, como elementos más ofensivos del conjunto. Enfrente, un CD Mirandés de Liga Hypermotion con numerosos activos plenos de calidad y juventud, que llegaba al feudo lucense con la misión de continuar su dinámica en la Copa del Rey. El encuentro arrancaba veloz, con ambos bloques buscando su espacio en zona rival, intercambiando acciones ofensivas, y despliegues a lo largo del terreno de juego. Los locales, incisivos al espacio por carril exterior, y combinativos por zona interna, amenazaban las posiciones rivales con Narro y Aranda como principales argumentos. El extremo balear generaría mucho peligro en este primer acto, especialmente acertado en los duelos individuales, y en la llegada por costado derecho.

El primer tiempo se distribuía entre dos contrincantes de marcado carácter ofensivo y que trataban de combinar velozmente a partir de la línea de tres cuartos. Iniciativa repartida entre ambos, con un CD Lugo presionante e intenso en la disputa, que generaba ocasiones sobre mitad rival con ritmo alto y alta acumulación de efectivos en zonas críticas. Un primer acto equilibrado y con oportunidades repartidas entre ambos bloques, que tuvo en los albivermellos a los principales animadores de un choque eléctrico y con iniciativa de juego compartida entre dos proipuestas similares en lo relativo al control del encuentro y a la construcción ordenada desde propio campo. Espadas en todo lo alto para recibir una segunda parte con mucho en juego y por decidir.

La segunda mitad continuaba con las dinámicas y ritmos vistos en su predecesora. Buen juego y trato de balón entre ambos rivales, y un CD Lugo que adelantaba el bloque sobre campo rival en busca de la recuperación alta, y la generación de peligro en las inmediaciones de la meta rival. El paso de los minutos traería la cara más ofensiva y llegadora de los de Munitis, que gozarían de sus mejores oportunidades en estos momentos. Primero Antonetti, en un gran remate que el portero rival salvaba con la parada de la noche, y Sabit después, rozaban un gol más que merecido y que el equipo amurallado estaba tocando con la punta de los dedos.

El tramo final de partido intensificaba la velocidad en el intercambio de golpes, y ambos conjuntos daban entrada a recambios en busca de oxígeno y capacidad renovada. Willy Ledesma, Ojeda, Quintana y Javi Vázquez hacían su aparición en el bando local, y mantenían con su despliegue el nivel mostrado por sus compañeros hasta el momento. Un equipo que no levantó el pie del acelerador, y que continuó hostigando a su rival hasta conseguir su objetivo final. La justicia sonrió al cuadro albivermello cuando Leandro, tras una ocasión embarullada en el corazón del área procedente de un saque de esquina, lograba engatillar de oportuno disparo, colocando el balón en las mallas. Gol merecido y premio para quién más lo trabajó y tuvo confianza en sus posibilidades. Un espaldarazo que, minutos después, refrendaría el gol de Adrián Fuentes para poner el dos a cero en el electrónico. Un tanto que cerraba el triunfo, y que ponía el broche de oro a una victoria épica en la Copa para el CD Lugo.

Image