Primer equipo

Real Unión Club 0-0 CD Lugo

Empate en el Stadium Gal

Dep. Comunicación CD Lugo

El CD Lugo visitaba el siempre complicado Stadium Gal para medir fuerzas ante el Real Unión en un choque clave para los intereses del equipo albivermello. Mismo once de Paulo Alves respecto al encuentro de la pasada semana, con el cambio de Lucas en la meta como única salvedad. Bloque de garantías para medir fuerzas ante un poderoso rival como local, que saltaba al encuentro con activos como Solís, Montoro o Quique Rivero como elementos más destacados del cuadro txuribeltz. Primeros minutos intensos, con intercambio de llegadas por ambas partes, y con un CD Lugo buscando el protagonismo con balón desde el inicio. Buen planteamiento de los visitantes, que acumulaban efectivos en parcela central, frente a un rival que legaba sus mejores ocasiones a las incorporaciones por costados y en pocos toques. El equipo amurallado maduraba la primera mitad con buen equilibrio entre acciones de ataque y defensa, ejecutando con oficio la disposición en un partido exigente en todos los planos.

El paso de los minutos ofrecía ocasiones para ambos equipos. Lucas solventaba con seguridad los acercamientos de un rival que amenazaba la meta visitante desde lejos, y los hombres de Paulo gozaban de los acercamientos más claros hasta el momento. Sería a balón parado cuando el CD Lugo iba a mostrar su faceta más peligrosa, en sendas llegadas protagonizadas por Jozabed y Castrín, que a punto estaban de cristalizar en el tanto de la ventaja. El Real Unión no bajaba la intensidad de sus llegadas, y la amenaza por bandas obligaba al equipo de Paulo Alves a emplearse al máximo para el cierre efectivo de espacios en repliegue defensivo. Los últimos minutos del primer acto examinarían la solvencia del bloque por alto, con nota evidente para una estructura defensiva que resolvió los diferentes envites generados por un rival directo e insistente a balón cruzado.

La segunda mitad conservaba en su arranque el ritmo y la velocidad vista hasta el momento. Jozabed gozaba del primer remate del nuevo acto, y los de Idiákez buscaban contrarrestar con su buen hacer por bandas, en centros cargados de mucho peligro sobre el área rival. Lucas salvaba con una gran intervención la llegada más clara de los locales, tras una combinación veloz finalizada por Benito en gran disparo, y los amurallados cerraban la puerta de entrada al ataque irundarra. La segunda mitad elevaba el nivel de exigencia, y el banquillo albivermello comenzaba a moverse dando entrada a Sergio Aguza y al debutante Da Costa para reforzar posiciones de alto desgaste en un partido de ida y vuelta que continuaba ofreciendo alternativas en ambas áreas.

El partido aumentaba su intensidad, y el sistema defensivo del CD Lugo continuaba firme frente a las acometidas rivales. El recién ingresado Alain Oyarzun elevaba notablemente el poder ofensivo de los locales, y suyas fueron las mejores acciones del conjunto vasco en el tramo final del encuentro. Lucas emergía como figura en uno de los lanzamientos milimétricos del extremo, y la zaga sostenía con excelso nivel el partido del equipo ante el poderoso balón parado del 11 irundarra. La entrada de Fran Mérida añadía calidad y mordiente al espacio central del equipo, y sumaba capacidad de pase a un equipo que peleó hasta al final por encontrar a sus hombres de ataque en situaciones ventajosas, en una línea formada en el último tramo por Willy, Quintana y Da Costa. Los últimos minutos ofrecerían la versión más intensa en últimos metros del CD Lugo, apostando todo por una victoria merecida que, finalmente, no llegaría a concretarse. Punto de oro en la visita a Irún, y signo positivo una semana más para seguir creciendo.

Image