Primer equipo

Sestao RC 0-1 CD Lugo

Victoria en Las Llanas

El CD Lugo llegaba a Las Llanas con la misión de competir por los puntos frente al siempre aguerrido Sestao RC. El equipo de Munitis saltaba al verde con las novedades de Tabuaço, Carlos Julio, Fuentes y Sabit en una formación que buscó desde el inicio del choque el control en un partido muy condicionado por el estado del terreno de juego y la lluvia caída sobre el estadio verdinegro. El duelo se desarrollaba desde el arranque a través de un juego concentrado en los envíos directo y largos sobre las respectivas áreas como principal vía de acercamiento. El conjunto amurallado trataba de controlar desde la iniciativa en el juego, a pesar de las dificultades evidentes para la combinación y circulación del balón. Llegadas en pocos toques para sorprender a un ordenado Sestao RC, con la presencia de Quintana y Willy como elementos de referencia en los envíos. La primera parte se desarrollaba gobernada por el juego aéreo, frente a un rival que legaba todas sus opciones a la búsqueda de posiciones a través de lanzamiento directo sobre la velocidad de sus extremos.

El conjunto local conseguiría traducir sus tentativas en llegadas de peligro gracias a los envíos sobre Guruzeta y Leandro, erigidos en armas principales para los vizcaínos. Un equipo que aproximó sus oportunidades por partida doble de manera clara sobre el ecuador del periodo. Primero, el 10 verdinegro probaba en un mano a mano a Tabuaço, con excelente respuesta por parte del meta; y a continuación, era Aitor quién acercaba la oportunidad a dominios del portero portugués quién, de nuevo, abortaba sus intenciones. Con el guardían albivermello como activo determinante, Willy Ledesma probaría desde larga distancia con un disparo que rozó el marco defendido por Puig, en la ocasión más clara de la primera parte. A continuación, y debido al empuje de los visitantes, una sucesión de disparos en el área local a punto estuvo de cristalizar en gol, pero la zaga verdinegra evitaba con oficio la ventaja de los de Munitis. Con el pitido del colegiado finalizaba un primera muy condicionada por el barro y el agua, y con todo por decidirse en los siguientes cuarenta y cinco minutos.

La segunda mitad iniciaba con ambos conjuntos en liza sobre una superficie cada vez más compleja en la práctica. Munitis movía el banquillo y daba entrada a Leandro en lugar de Antoñín, con lo que la delantera albivermella sumaba un nuevo efectivo. El periodo continuaba con el desarrollo visto hasta el momento, el juego se veía afectado por perjuicio sobre el verde con el paso de los minutos, y ambos bloques optaban por continuar con la obligada vía del juego aéreo para llegar a su objetivo. Los amurallados confiaban en el buen hacer de Quintana como conductor de juego, y en Tabuaço como salvaguarda del resultado. El portero volvía a mantener a salvo el empate con dos buenas salidas por alto, y un sobrio despeje a disparo desde media distancia. En ataque, una gran acción de Quintana dejaba un balón franco para la ocasión de Antonetti, que no acertaba a salvar la salida veloz del meta rival en una clarísima aproximación.

El encuentro, cada vez más disputado, discurría hacia una igualdad notable en cuanto a las ocasiones, aunque con el equipo albivermello como controlador mayoritario de una contienda exigente en todos los parámetros. Sería Willy, con gran acierto en su remate a envío de Fuentes, quien lograría el tanto de la ventaja, merced a una acción brillante al segundo palo, con el que se hacía justicia al esfuerzo y la ambición demostradas por los lucenses hasta el momento. El gol espoleaba a los visitantes, que probaban con insistencia sus resortes en busca de la ampliación necesaria de una ventaja que se antojaba fundamental para la consecución del triunfo. La entrada de Narro apuntalaba el extremo del ataque en el tramo clave del choque, sumando oxígeno y piernas a un bloque que no levantaba le pie del acelerador. El trabajo y la tenacidad demostradas tendrían su premio final a la conclusión del choque, otorgando tres puntos de oro a un CD Lugo absoluto merecedor de la victoria.

Image