Skip to main content
Primer equipo

RCD Mallorca 2-0 CD Lugo

Derrota en Mallorca

El Club Deportivo Lugo llegaba al Visit Mallorca Estadi con la misión de competir con garantías frente a uno de los favoritos al ascenso de categoría. El conjunto albivermello saltaba al verde con un once remodelado, en un centro del campo conformado por Hacen y Juanpe, con Gerard Valentín y Ramos en costados, y Appiah apoyando a Carrillo en labores de ataque. Once ofensivo en busca de las opciones de victoria en un escenario complejo, ante un equipo llamado a regresar a la máxima categoría del fútbol español. El comienzo ante los bermellones, dirigidos por Luis García Plaza y comandados por Salva Sevilla, Raíllo, Amath o Dani Rodríguez, no pudo ser, sin embargo, más negativo para los visitantes. En la primera jugada del encuentro, Rodríguez se aprovechaba de un balón en el corazón del área amurallada para batir a Cantero, golpeando por sorpresa en primer lugar.

El conjunto albivermello recibía el golpe, y reaccionaba a continuación, con una disposición y entereza que acercaba a los de Luis César a su versión más competitiva. Incluso, el contratiempo de la lesión de Gerard Valentín, era solventado con la entrada de Hugo Rama, quién rápidamente comenzaba a integrarse en el engranaje. Firmeza táctica, ataques constantes por ambos costados, y grandes dosis de trabajo y despliegue por parte de los amurallados, llevaron el partido a un equilibrio en el que los lucenses aproximaron sus opciones de gol. Un penalti no señalado por el colegiado, y un paradón de Reina a remate de Ramos al filo del descanso, supusieron las mejores ocasiones para un equipo que claramente, fue de menos a más.

La segunda parte continuó la lucha titánica del CD Lugo por conseguir su ansiado gol. La estructura albivermella aguantaba los envites de un rival mejor pertrechado en el segundo acto, y más activo en ataque. El encuentro se desarrollaba complejo, exigente en lo físico para un equipo que no conseguía acertar en la meta rival, pese a los muchos intentos repetidos. El gran trabajo no suponía rentabilidad en el electrónico, y el choque se hacía denso para los visitantes, acuciados por el cronómetro implacable.

La lucha demostrada por los visitantes no tendría recompensa, por el contrario, sería el Mallorca el que golpearía de nuevo, gracias al tanto del recién ingresado Mollejo. Un gol dañino para los intereses del CD Lugo que, pese a todo, no perdía la cara al partido y seguía peleando por dar la vuelta al resultado. Las entradas de Pita, Herrera o Seoane daban oxígeno a la complicada tarea de conseguir algo positivo en el choque. Con el pitido final, los de Luis César abandonaban el feudo mallorquín, muy dolidos por el resultado, aunque merecedores de mejor suerte.

Image