Skip to main content
Primer equipo

SD Ponferradina 1-0 CD Lugo

Derrota en El Toralín

El CD Lugo visitaba El Toralín con la misión de disputar los puntos en juego frente a un rival directo en la clasificación, como la SD Ponferradina. El equipo de Justo enfilaba el choque con la ambición de lograr tres puntos que distanciasen la posición del equipo de las zonas comprometidas de la tabla y, para ello, saltaba al verde con su estructura ya conocida, a la que sumaba diferentes cambios en la alineación. La entrada de Lebedenko, Señé y Barreiro en la formación inicial constituían los cambios más significativos para medir fuerzas ante una SD Ponferradina diseñada para cotas mayores, con el eterno Yuri como hombre referencia en un bloque de nivel conformado por los Naranjo, Espiau o Pascanu, entre otros. El choque arrancaba intenso, muy disputado entre dos bloques seguros en su posicionamiento, y duros en las disputas. Los duelos aéreos se intuían como elemento fundamental del avance en campo contrario, y como vía para el gol. El CD Lugo buscaba optimizar la amplitud de campo, procurando constantes acercamientos por ambas bandas, y procurando el remate a centro cruzado como argumento ofensivo principal.

El choque se mostraba equilibrado y parejo en cuanto a ocasiones generadas, aunque la más clara llegaba desde el lado local, con un gran remate de Yuri desde la frontal, que Whalley salvaba con fantástica estirada. El trabajo de la zaga albivermella estaba resultando impecable hasta que, en una desafortunada jugada, un balón elevado sobre el perfil izquierdo favorecía la confusión en el despeje entre Lebedenko y Alberto, habilitando la ocasión bien finalizada por Naranjo para conseguir el primero de la tarde. Jarro de agua fría y pésima noticia en puertas de un descanso que se antojaba necesario para replantear el escenario visitante.

La vuelta de vestuarios ofrecería un choque que continuaba con la intensidad y la tensión vistas hasta el momento. El CD Lugo buscaba la igualada y adelantaba bloque y líneas para tratar de ocupar posiciones en zonas críticas del campo. Barreiro dejaba su sitio a Cuéllar, y Ramos centraba su posición para tratar de asaltar desde la punta de ataque la espalda rival. Las ocasiones comenzaban a llegar para los visitantes, y los de Justo cargaban el área con asiduidad en persecución del empate. La entrada de Zé Ricardo aumentaba el potencial ofensivo de un equipo que echaba el resto en sus incorporaciones laterales para generar el peligro imprescindible en el asalto al gol.

El tramo final de choque traería la apuesta definitiva de Justo por alcanzar la igualada. Al dibujo totalmente ofensivo del equipo, se incorporaban las entradas de Calavera, Carbó y Vidal, que sumaban efectivos y oxígeno a la misión. Las oportunidades cristalizaban en acercamientos claros, y Amir sacaba con la parada de la tarde un gol seguro tras franco remate de Señé. Con trabajo y atrevimiento el equipo se acercaba al objetivo. Entrega máxima de un bloque que no cejó en el riesgo asumido de cada acción en una recta final de infarto, que bien merecía caer del lado amurallado. Pese a todo los esfuerzos realizados, el equipo finalmente no lograba conseguir el tan ansiado tanto, y la derrota se consumaba en El Toralín.

Image