Skip to main content
Otras

Cádiz CF 1-1 CD Lugo

Buen punto conseguido por los de Luis César en el Ramón de Carranza gracias al gol de Marcelo

El regreso al Ramón de Carranza traía para el CD Lugo la oportunidad de conseguir un botín importante de cara a engancharse de manera decisiva a los puestos de cabeza de la tabla clasificatoria. Repetía once Luis César tras la última victoria conseguida, dando continuidad a un once de garantías con el que asaltar un fortín de difícil asedio esta temporada. Frente a ellos, un Cádiz CF en racha impecable y que con Ortuño como hombre franquicia, disponía un bloque ordenado y práctico, buscando la contraposición al juego visitante.

Los primeros compases de encuentro no podían ser más beneficiosos para los intereses del CD Lugo. En la primera ocasión generada en ataque, los de Luis César iban a adelantarse en el marcador merced al gol de Marcelo Djaló, que rescataba un balón colgado sobre el área amarilla para remachar sin piedad y conseguir la ventaja para el equipo. El CD Lugo manejaba el ritmo de partido y controlaba la posesión ante un rival ordenado y trabajador, aunque poco efectivo en sus movimientos.

El encuentro de los visitantes transcurría por la senda de la ventaja con un gran trabajo de achique de espacios y cierre de líneas de envío interior que obligaban al Cádiz CF a buscar en largo a sus hombre más ofensivos. Pese al mejor momento de los lucenses, el empuje de los pupilos de Cervera a balón parado iba a devolver las tablas al electrónico, y sería Ortuño, su valor más seguro en ataque, quien conseguiría el tanto del empate. Centro cruzado, trayectoria dificultada por el viento, y el punta que lograba desviar para conseguir su gol, evitando a Roberto en su trayectoria.

El cuadro lucense trataba de imponer su juego en un partido ajustado en lo táctico y muy exigente desde el plano físico. Los de Luis César trataban de penetrar en la armada defensa amarilla por ambas bandas, y los hombres exteriores adquirían cada vez mayor importancia en el desarrollo del juego. Con todo, el Cádiz CF respondía a la propuesta rival con verticalidad y llegadas de peligro, y Roberto se veía en la obligación de realizar varias intervenciones de mérito para conservar la igualada en el marcador. Con Álvaro como hombre más destacado en el tramo final, la primera mitad concluía tras un intercambio de golpes intenso y emocionante de principio a fin.

La segunda mitad ofrecía el mismo escenario, con un nivel de intensidad y acción que en nada desmerecía al primer acto. Ambos conjuntos, bien armados y seguros, poniendo sobre el verde dos propuestas diferentes de juego, aunque con el CD Lugo como empecinado buscador de posesión y dominio a través de la misma. Los de Luis César exhibían buenos movimientos en la presión, salida y repliegue tras pérdida, buscando aprovechar la amplitud del campo y controlar los tiempos de un partido que se revolvía por momentos.

El equipo albivermello crecía sobre su rival, y fruto de estos minutos llegaban las mejores ocasiones del periodo en dos acercamientos en botas de Joselu, que el punta no acertaba a transformar en gol por muy poco. Momentos positivos y de buen juego en los que el preparador visitante realizaba dos cambios, dando entrada a Leuko y Caballero, con lo que aumentaba el poder ofensivo en la punta de ataque al sumar a Joselu la presencia del ariete argentino.

La propuesta del CD Lugo, exprimiendo al rival en su despliegue físico para controlar los avances, obligaba a los de Cervera a un exceso de trabajo que, finalmente, acabaría pasando factura en la figura de Aridane. Entrada dura, a destiempo del central sobre Campillo, y tarjeta roja para el local, que abandonaba el terreno de juego dejando al Cádiz CF en inferioridad numérica. Con la entrada de Pita, el equipo sumaba un elemento más en su engranaje de generación de juego, y el cuadro amurallado se lanzaba a por la victoria.

Un último capítulo del partido, con el CD Lugo como protagonista indiscutible, y con sendos remates de Caballero y Sergio Gil que rozaban el gol, escapando éste por centímetros, servían de punto y final para un acto en el que el equipo albivermello mereció mucho más. Con el pitido del colegiado, el equipo enfilaba vestuarios habiendo sumado un punto muy valioso, y que ya prepara la próxima cita dentro de siete días en casa, frente al Real Oviedo.

Image