Skip to main content
Primer equipo

CD Lugo 1-0 CD Leganés

Victoria de oro en el Anxo Carro

El CD Lugo llegaba a su nuevo compromiso en casa, en esta ocasión, frente al CD Leganés, con la misión de inaugurar su casillero de victorias en la presente temporada. Duelo importante en el Anxo Carro, en el que los locales saltaban al verde con la novedad de Jesús en el eje de la zaga, y un once de garantías en busca del botín. Enfrente, un CD Leganés siempre favorito al ascenso de categoría, con un conjunto de nombres de máximo nivel, encabezado por los Gaku, Qasmy, Fede Vico o Arnáiz. Primeros minutos intensos, con ambos conjuntos tratando de avanzar metros sobre territorio rival, aunque con protagonismo claro para los locales, principales dinamizadores del choque. Las opciones principales en materia ofensiva caían del lado albivermello, con buenas tentativas de Cuéllar por derecha, y la búsqueda de la referencia de Barreiro y Ramos en remate aéreo. Tras un cabezazo del 16 amurallado, y un perfecto control y remate del capitán que no encontraba meta por muy poco, se consolidaba la propuesta de un CD Lugo mejor que su rival en todas las facetas hasta el momento.

El conjunto albivermello seguía escalando en su vía hacia el gol, controlando los ataques de un CD Leganés entregado a la calidad de Qasmy, y atacando por ambos costados con continuidad y carácter incisivo. Minutos de velocidad en los que los hombres de Hernán aprovechaban los espacios para encontrar rápidas combinaciones con las que atacar el marco defendido por Dani Jiménez. En esta tesitura llegaría el tanto de Josep Señé, rematando con calidad y de gran testarazo, un envío preciso de Cuéllar, tras incorporación de Loureiro. El gol premiaba el mejor papel de los locales, que mandaban hasta el momento en los valores fundamentales del choque. En respuesta, el conjunto madrileño buscaba los disparos lejanos de Arnáiz, o las internadas de Qasmy como medios para aproximar opciones. El punta provocaba una de las mejores ocasiones al filo del descanso, que Whalley desbarataba con reflejos felinos. Final de una primera parte de mucho mérito por parte de los lucenses, y de justo resultado a tenor de lo visto sobre el verde.

La segunda mitad continuaba con el ritmo intenso visto en el primer acto. Potencia y combate decidido por parte del conjunto del Miño, que no dejaba de apretar sobre las posiciones rivales para incrementar la ventaja en el electrónico. El regreso de vestuarios traería notables modificaciones con el paso de los minutos en ambos equipos. El conjunto de Idiákez se armaba con Vico, Gaku y Muñoz, y daba un paso adelante en la búsqueda de la igualada. Ahí, el CD Lugo mostró su faceta más efectiva, también en tarea de retaguardia, logrando solventar las tentativas pepineras. Muy segura la zaga amurallada, bien respaldada por la soberbia actuación de un Óscar Whalley de nuevo decisivo.

La parte final del choque ofrecería una pugna de alto voltaje, con dos conjuntos empecinados en lograr su objetivo. El cuadro lucense exhibió entonces sus diferentes posibilidades de actuación, con el ingreso de hombres de refresco como Baena, Sebas, y Juanpe; junto con el debut de Bruno Pirri y El Hacen, que regresaba al estadio del Miño en su tercera etapa como albivermello. El plan salía a la perfección, y en medio de una comunión espectacular con la grada local, el equipo lograba los tres puntos de manera más que justa. No dejaron de mostrar sus credenciales los hombres de Hernán, en una combinación equilibrada de trabajo, esfuerzo, convicción y alma, que remataba con el mejor de los botines en el haber amurallado.

Image