Otras

CD Mirandés 2-2 CD Lugo

Empate del CD Lugo en Miranda, en un partido que comenzó ganando con los tantos de Pedraza y Joselu

Choque entre los dos equipos invictos de la categoría el que esta tarde acogía el Municipal de Anduva, en una jornada que se antojaba trascendental para los intereses de dos conjuntos en franca progresión, y en sendas dinámicas altamente positivas. Luis César repetía esqueleto para su formación, confiando de nuevo en su once tipo, y saltando al verde con la habitual propuesta ofensiva sobre el planteamiento de choque vibrante y exigente que se intuía para hoy.

Primeros minutos con opciones repartidas y con un evidente choque de planes entre ambos conjuntos; por un lado, la propuesta de los visitantes, de creación y combinación, mandando sobre la posesión del esférico y buscando la entrada a través del crecimiento ordenado desde meta; y por el otro, la línea directa del CD Mirandés, de presión alta y salida en pocos toques hacia posiciones de remate, aprovechando la velocidad y el empuje de sus hombres de ataque.

El dominio de los albivermellos iba a cristalizar pronto en gol cuando Joselu, entrando con potencia entre centrales, en la enésima llegada del equipo lucense, remataba sin piedad un gran servicio de Pedraza para conseguir el primero de la tarde. Las tentativas surtían efecto y los de Luis César se hacían con el control ante un rival trabajador, pero sin acierto en las transiciones. No pasaría mucho tiempo hasta que, de nuevo, el CD Lugo golpeara a su adversario ,en otra llegada, tan certera como efectiva. Esta vez, en botas de Pedraza, que con velocidad y quilates, sorteaba a su par y engatillaba un duro disparo que se colaba en la meta de Sergio tras tocar en el palo.

Ritmo rápido de juego, posesión, y ocupación efectiva de los espacios, resultó la fórmula perfecta para un CD Lugo que mandaba en sensaciones y marcador. Con el bloque alto, en busca del robo cercano al área rival, y defendiendo con eficacia los intentos de un CD Mirandés que tenía en Guarrotxena a su mejor hombre, el conjunto amurallado seguía imponiendo su ley sobre el balón. Con varias oportunidades claras de gol, que los visitantes no supieron concretar en el momento de la ejecución, terminaba una primera parte, que perteneció por entero a un CD Lugo que pudo marcharse a vestuarios con una renta mayor de la presente en el electrónico.

Tras la pausa, dos cambios en las filas rojillas, con la entrada de Rúper y Pedro Martín como revulsivos, y con la meta clara de acelerar las llegadas de un equipo al que la profundidad había abandonado en el último tramo del primer acto. El dominio seguía perteneciendo al cuadro gallego, con los jugadores de Luis César imponiendo su juego a través de la salida ordenada en construcción, la presión adelantada sobre los hombres creativos del conjunto rival, y la velocidad combinativa a partir de línea medular para romper las líneas fijas que los de Terrazas situaban a modo de barrera para evitar la incorporación de los medios visitantes.

El encuentro maduraba, y tras una clarísima ocasión del CD Lugo en botas de Joselu, que no pudo concretar el envío de Pedraza con acierto, sería el CD Mirandés quien reduciría distancias en el marcador. Balón largo sobre el área, sucesión de remates fallidos, y una mano, a juicio del colegiado, de Caros Pita en el corazón del área, que derivó en obligado penalti a favor de los rojillos. Mesa transformaba la pena máxima y conseguía un tanto de vital importancia para los intereses locales.
El guión iba a repetirse minutos más tarde, cuando, tras una gran parada de Sergio a duro disparo de Pedraza, de nuevo las tornas favorecían a los de casa, que iban a sumar un nuevo tanto para su casillero. Del posible tercer gol para el CD Lugo, se pasaba a una igualada producida por un nuevo envío largo, que Guarrotxena empalaba tras oportuna dejada de Provencio, consiguiendo un gol de casta y esfuerzo, que equilibraba el horizonte para ambos equipos.

Los últimos minutos mostraban a dos contendientes buscando sin pausa el gol de la victoria, en pleno intercambio de ocasiones y llegadas en un final de infarto. Pese a los esfuerzos del CD Lugo por retomar la iniciativa en el marcador, el empate no iba a moverse, terminando con un punto para cada uno, en un reparto que dejaba sabor agridulce para los visitantes, merecedores sin duda, de un premio mayor.