Skip to main content

El fútbol ofrece voz a quien no la tiene

Un grupo lucense que lucha por combatir el cáncer infantil acudió invitado al partido del pasado sábado, fue homenajeado en un pasillo solidario realizado por los dos contrincantes y realizó el saque honorífico inicial. Aquí explican su historia de supera

Un grupo lucense que lucha por combatir el cáncer infantil acudió invitado al partido del pasado sábado, fue homenajeado en un pasillo solidario realizado por los dos contrincantes y realizó el saque honorífico inicial. Aquí explican su historia de superación.

A continuación, la conversación con Alejandro y Miriam, pacientes con cáncer, así como con José, portavoz del grupo y padre de Miriam.

Alejandro Fernández, paciente con cáncer.

¿Qué te parece esta iniciativa?

Esta iniciativa me parece interesante. Aquí en Lugo hay mucha gente que no conoce este campo y que sepan que hay también adolescentes y niños afectados por esta enfermedad.

¿Qué te parecen los actos que ha preparado el Club Deportivo Lugo en un partido tan mediático y emotivo como es jugar contra la vecina Ponferradina?

Me hace mucha ilusión porque siempre me gustó mucho el fútbol. Nunca tuve la oportunidad de ir a un campo de fútbol a ver jugar a un equipo, ni tan siquiera al Lugo. Me gustaría ir.

¿Qué representa para ti en tu vida diaria este grupo en el que lucháis contra el cáncer infantil?

El grupo, en sí, no es de momento una asociación. Este grupo me permitió conocer a más gente. Conocí a Miriam. Ahora comparto experiencias con ellos y ellos conmigo. Me hace sentir más fuerte.

¿Qué aprendiste de ella?

La fortaleza y la felicidad que tiene.

¿Cómo es tu día a día?

Es bastante normal, dentro de lo que es seguir con el tratamiento y tener esta enfermedad. Voy al instituto. Hago un ciclo de Farmacia. Estoy muy bien con los compañeros.

¿Notas más reconocimiento social?

Ahora es bastante más conocido, pero aún así notas que alguna gente siente pena por tener esta enfermedad, por estar pasándolo mal, por llevar este tratamiento, por no tener pelo. Yo les digo: "Lo estoy pasando mal, pero sigo estando aquí".

¿Has notado algún avance en cuanto a reconocimiento en la gente de la calle?

Podríamos decir que sí.

¿Qué es lo que te gustaría que la gente pensase cuando leyese vuestra situación?

Tienen que ayudar a esta causa. Que no miren raro a gente como yo. Eso te hace sentirte inferior. Que se presente a hacer cursos de voluntariados, que ayuden a la gente que está pasando malos momentos.

¿Podría ser el fútbol un altavoz? El fútbol es el deporte nacional, la fiesta nacional incluso y el tema de conversación más común.

Sí. Se conoce muy poco la palabra "cáncer" en niños.

Me han contado que tienes una anécdota con el fútbol.

Yo jugaba en Franciscanos. Me gustaba muchísimo el fútbol. Me descubren el tumor con nueve años y, a raíz de eso, me envían a Santiago. Allí me daban permisos para salir a la calle. Un día fui a un parque y había unos niños jugando al fútbol. Yo me moría de ganas por jugar. Le pregunté a mamá: "¿Mamá, puedo ir a jugar al fútbol?". No podía. Solo manejaba el lado izquierdo bien. Entonces fue el momento que más me afectó. No es por chulearme, pero de aquellas era muy bueno (se ríe).

Hay futbolistas que han superado cánceres. No tienen mayor mérito que otros, pero sí el altavoz de los medios y el deporte más internacional.

Supone superación. A mí me lo descubrieron en formación y más temprano. A los cánceres, tanto infantil como juvenil, se les debe dar impulso en su lucha. Darles más impulso que al cáncer de mama o colon, que son los más conocidos. Se debería conocer el resto.

Miriam Vázquez, paciente con cáncer.

¿Qué opinas sobre esta iniciativa?

Pues me parece una iniciativa importante. Ayuda a conocer cuestiones que la mayoría de la gente desconoce completamente.

¿Cómo es tu día a día?

Estoy en prácticas. Hice un ciclo superior de producción audiovisual. Estoy muy bien.

¿Qué estereotipo social consideras que tiene el cáncer?

Un tema tabú, completamente. Todo el mundo dice que la conoce, pero no es verdad. Todo el mundo conoce la palabra, pero la enfermedad la desconoce el 99 % de la gente. Luego, eres como el bicho raro, pese a que todo el mundo dice y dirá que es algo que conoce. Nunca hay un trato lineal.

Se utilizan eufemismos para no decir cáncer y sí "larga y penosa enfermedad", por ejemplo.

Por supuesto.

¿Qué cambiarías si tuvieras un poder de decisión influyente?

Muchas cuestiones. El tener que decir la palabra. Ocultar el nombre de la palabra es una gilipollez. El trato que se le da a la gente. El hecho de tener cáncer es como "pobrecito, qué pena me das". Nosotros afrontamos el cáncer como cualquier otro tema. La mayoría se oculta e intenta no mostrar la realidad. La realidad solo la conoce quienes lo padecemos. Todo el mundo oculta sus procesos, sus sentimientos, su vida diaria, sus síntomas. Es algo que se oculta. La mayoría de la gente no conoce los efectos, no solo en cuanto a tratamiento, sino física, psicológica y anímicamente.

¿Cuáles son tus mayores motivaciones?

Todo. Es todo. Es vivir.

Conocer gente que sufre el cáncer como tú, como es el caso de Alejandro, ¿qué te supone?

Te das cuenta de algo que ya sabía: nunca te puedes quejar porque siempre habrá alguien que lo esté pasando peor que yo.

¿Qué iniciativas y qué medidas promoverías en el fútbol como transmisor de masas, como medio, porque, al fin y al cabo, es un medio?

Cuando estaba en Madrid nos visitaban jugadores del Real Madrid. A la mayoría les hace ver un mundo aparte. Es abrirles un mundo nuevo. Los futbolistas tienen un poder que a veces ni ellos mismos se dan cuenta.

¿Qué es lo que más ilusión te hace de los actos del Club Deportivo Lugo?

Un montón de cosas. Solo fui a un partido del fútbol. Solo fui una vez y fue al Lugo. El poder gritar y animar me encantó. Una iniciativa perfecta para transmitir que existimos como grupo.

¿Qué alcance te gustaría que tuviesen estos actos?

Que pasase de grupo a asociación formal. Conseguir actos con medios como el fútbol, que pueden conseguir muchas cosas, voluntarios, un sinfín de actividades, que se conozca el hecho por el que estamos unidos.

José, padre de Miriam y portavoz del grupo.

¿Cómo surgen estas iniciativas y qué ilusión te produce?

Hablamos de ilusión, efectivamente. Me acuesto cada día después de haber ayudado. Yo también me siento ayudado. Mi hija tiene cáncer, mi amigo Álex tiene cáncer. Son mis niños. Lo mismo que Carlos, Iván, Brais y Adrián. Son los seis jóvenes que representaron al grupo de adolescentes con cáncer de la provincia de Lugo. Me dan más a mí de lo que yo pueda aportar.

¿Cómo nace el grupo?

Nos denominamos, en un principio, "Grupo de padres de niños y jóvenes adolescentes con cáncer de la provincia de Lugo". Nace a raíz de que en Lugo el año pasado se realiza por primera vez el Día Internacional contra el Cáncer Infantil. Este año nos unimos un grupo de padres. Lo que creí que era una reunión de cafetería fue una reunión de cuarenta personas. Quedamos la mitad. Entre todos, conseguimos llevar a cabo el fin que pretendíamos: el Día Internacional Contra el Cáncer Infantil en nuestra ciudad, pero representando a toda la provincia. De hecho, hay gente de Guitiriz, de Palas, de Sarria. Posiblemente, se constituya como asociación. Son superhéroes porque están luchando día a día. Nadie mejor que ellos sabe lo que está pasando. Nosotros lo vemos desde el otro punto de vista, como padres. Ellos tienen otro punto de vista. Estos momentos son muy gratificantes, sobre todo cuando te reúnes con grupos e iniciativas con gente como vosotros.

¿Qué imagen social consideras que tiene el cáncer?

Parece un tabú y no debería ser así. Te cambia tu vida y la de la gente que te rodea. Intentamos cambiar el concepto. Ver el lado positivo. Es algo común, natural.

¿Qué crees que puede aportar el fútbol para combatir esta lacra?

En general, cualquier deporte puede aportar muchísimo a cualquier enfermedad. El fútbol, el que más. Tienes razón en que el fútbol es el deporte y la fiesta nacionales. No cabe duda. La repercusión siempre es positiva.

¿Has notado avances en cuanto a percepción social?

De momento, no, pero es lo que perseguimos. Si es con estas iniciativas, mejor que mejor. La gente debería preguntar porque si pregunta es porque le interesa. Me encanta que la gente del hospital pregunte por mi hija porque eso supone que le interesa. Me admira. 

Image