Skip to main content
Otras

Gran jornada de homenaje al equipo del ascenso `92

El Círculo de las Artes y el Anxo Carro fueron los escenarios escogidos

El CD Lugo celebró en el día de hoy una de sus etapas gloriosas y de mayor trascendencia histórica para la entidad. El equipo amurallado homenajeó, en su veinticinco aniversario, al equipo campeón que logró el tan meritorio ascenso a Segunda División, conseguido en el año 1992 frente al Sant Andreu, en uno de los encuentros míticos de la historiografía albivermella.

La jornada, en un homenaje apoyado por La Voz de Galicia, que sumaba esfuerzos junto al club en la organización de tan señalada fecha, arrancaba con una comida en el Cículo de las Artes de nuestra ciudad, en la que los miembros de aquél equipo, técnicos, y demás protagonistas ligados a aquella hazaña, junto al Presidente de la entidad, Tino Saqués, y miembros actuales de la directiva albivermella, compartían experiencias en un tiempo previo a los actos organizados con motivo de la cita.

Tras la misma, Charla-Coloquio en el mismo emplazamiento, en la que los futbolistas, capitaneados por el técnico Julio Díaz, repasaban las esencias, recuerdos, y todas las sensaciones heredadas, tras un cuarto de siglo de historia de un logro que marcaba el camino hacia la gloria, y que supone elemento cimentador indiscutible para entender el momento del CD Lugo de hoy en día.

Un homenaje que prosiguió en la visita de la mítica plantilla, acompañados por Presidente y Directiva actual, al estadio Anxo Carro, escenario brillante de la hazaña, que veinticinco años después volvía a sentir las pisadas de aquellos que colocaron al equipo por primera vez en su máxima cota. Un momento emotivo, de gran sentimiento, en el que cada uno de los homenajeados recibía un obsequio personal por parte del club, en un acto en el que se reconocía el papel histórico de los integrantes del conjunto en la consecución de esta meta.

Para concluir, y en memoria de Chamorro, el único de los protagonistas que ya no se encuentra entre nosotros, el equipo rendía un sincero reconocimiento, tanto a su persona, como al espíritu de un equipo irrepetible que permanecerá por siempre en la memoria de los aficionados, para poner así punto y final a una jornada brillante.

Image