Skip to main content
Primer equipo

Punto y Final (1-1)

El Lugo cierra la temporada con un empate ante el Almería y finaliza con 55 puntos el curso

Se asomaba el epílogo de la temporada en el Anxo Carro con bastantes cosas en juego, especialmente para el equipo visitante. La UD Almería que llegaba a la cita en posiciones de descenso estaba prácticamente obligada a ganar si quería salvar la categoría, aunque el salvoconducto no estaba sólo en sus manos. Por su parte el CD Lugo llegaba con el objetivo de los 57 puntos, que se había escapado en las anteriores intentonas, como mayor aliciente de un partido cuyo protagonista indiscutible en el bando albivermello tenía nombre y apellidos: Roberto Fernández Alvarellos.

 

El partido que despedía la temporada también iba a servir para despedir al meta chantadino después de 17 temporadas en la élite y con 401 partidos a sus espaldas. Tras la emotiva rueda de prensa del viernes junto a sus familiares y compañeros, era el turno de la grada para despedir con honor a Roberto.

 

"Nuestro nombre y nuestro escudo están por encima de todo", sentenció Francisco en la rueda de prensa previa. Y a fe que su equipo salió a demostrarlo. El Lugo salió dominador al terreno de juego y fue dueño del balón y la sensación de peligro en los primeros minutos. La velocidad de Kravets y las combinaciones con Jaime Romero hacían mucho daño a los almerienses, ya que las carreras entre el ucraniano y Owona caían siempre del lado del lateral izquierdo albivermello. Un centro envenenado del carrilero del Lugo se estrelló en el larguero provocando el primer "¡uy!" del Anxo Carro cuando el reloj marcaba el minuto 15. 

 

Con el Almería buscando sus opciones a balón parado y el juego aéreo el conjunto amurallado sufrió el primer revés en forma de lesión. Caía Jaime Romero en una jugada en el centro del campo y Fede Vico tenía que entrar en lugar del albaceteño sin apenas calentar cuando aún no se había cumplido la media hora. 

 

Los nervios y la presión marcaron el primer periodo del partido. Resbalones e imprecisiones fueron tónica de un parcial en el que ambos equipos abiertos, especialmente los almerienses, concedían espacios. Pero ninguno de los dos consiguió finalizar en los últimos metros con claridad, por lo que se llegó al descanso con empate a cero.

 

Vuelta al terreno de juego y prudencia en ambos bandos. A los almerienses les interesaba un partido de decisión larga y el Lugo buscaba minimizar errores. La primera ocasión clara de la reanudación fue para el CD Lugo. Un centro en segunda jugada de Iriome dejó sólo en el centro del área a Sergio Gil, pero el cabezazo del aragonés fue atrapado sin problemas por René. Cada vez que le Lugo robaba balón e hilaba varios pases seguidos, los andaluces sufrían. El partido empezaba a tomar tono albivermello.

 

Francisco, viendo la cantidad de centros de los suyos que llegaban al área dio entrada a Mario Barco por Escriche. Y el calagurritano la tuvo en cuanto entró, pero se topó con René. No paso i un minuto y mismos protagonistas: Centro llovido y René sale a despejar arrollando a Mario. Penalti. Responsabilidad para Pita que situó el balón sobre el punto de penalti...pero al capitán no le pudo la presión y adelantó a los lucenses con un disparo a la derecha del meta almeriense. 

 

Poco le duró la alegría a los de casa ya que el Almería igualó la contienda tras un golpe de cierta fortuna. Juan Muñoz conectó un potente disparo desde casi 30 metros que golpeó en el larguero y Fidel recogió el rechace para poner las tablas en el marcador. La batalla comenzaba de nuevo y con los dos equipos muy abiertos y una constante ida y venida.

Las lesiones, lastre constante de los albivermellos durante la temporada, volvían a golpear. Pita se tenía que retirar en el 75 por molestias y entraba Cristian Herrera en su lugar. El Lugo perdía a su faro en la salida del balón.

 

Contemporizó el tempo un Almería al que le valía el empate y las emociones de su grada iban in crescendo buscando un minuto 90 que certificase su salvación Y así fue cuando decreto el final del partido Codero Vega.

 

En nuestro bando la emoción venía por otra parte. Con los jugadores ya en vestuarios, los capitanes del CD Lugo quisieron dar una última sorpresa con Roberto. Pita, Seoane e Iriome entregaron a su compañero en capitanía una camiseta con la leyenda "Roberto 401", aludiendo a los partidos disputados por el meta de Chantada, y firmada por todos los compañeros. Junto al meta familiares y todo la plantilla y cuerpo técnico del CD Lugo despedían a su capitán con abrazos y gestos de cariño. Un bonito recuerdo que fue acompañado de una ovación de la grada. Un bonito broche final para un profesional querido y valorado por el mundo del fútbol. 

Image